Archivos de la categoría Pintando el hogar

Pinta tu hogar como todo un profesional con estos sencillos consejos. Descubre la combinación ideal para cada uno de los espacios de tu hogar.

habitacion color turquesa

Colores de pintura inspirados en colores de playa

Elegir colores de pintura puede ser algo complicado, el mejor consejo para cuando planeas un esquema de color completo para una casa es ver todos los colores juntos. No necesariamente tienen que coincidir todos, especialmente si están en pisos diferentes, pero aún debe haber una sensación de flujo entre todos los colores.

Los colores neutros relajantes siempre van bien en cualquier casa, pero existen diferentes y hermosos esquemas de colores de pintura que reflejan aspectos de la experiencia de playa. ¿A qué te inclinas? ¿Una paleta neutral más apagada o los tonos vibrantes del azul marino y la aguamarina?  A continuación, te dejamos algunas ideas.

¿Qué tipo de colores usar?

Con Colores de pintura azul acuarela te podrás sentir Inspirado por los cielos vibrantes y las olas del océano, el atractivo de estos azules acuosos es difícil de negar. El amor del azul es instintivo porque vemos gran parte de ella en el cielo, por lo mismo esta tonalidad es amada por ser una magnífica pintura para tus paredes.

No olvides la cantidad de luz en la habitación

Considera también cuánta luz recibe la habitación, recuerda que una habitación inundada de luz solar siempre se verá genial en un color rico y audaz. Pensando en los azules tenemos el azul grisáceo que refleja un ambiente tranquilo en la playa. La hierba marina natural, la madera oscura y el clásico blanco y negro funcionan maravillosamente con esta paleta.

Con una paleta de Colores aguamarina probarás el lado más audaz del azul. Te recomendamos darles a estos tonos aguamarina una prueba de funcionamiento en un mueble.  Ser audaz tiene que ver con el equilibrio, por lo que te sugerimos que no uses aguamarina en todas las superficies de la habitación. Una pequeña dosis causará impresión, especialmente en una habitación llena de grises, cremas y blancos.

El gris cálido, es un color que se ve en las piedras de playa y la madera a la deriva. Esta paleta de colores de playa también te puede transportar a un día tranquilo y nublado en la playa. El gris cálido es neutro y atemporal, más complejo que el blanco o crema.

Extiende tu amor por el gris en el centro de la habitación a través de muebles, alfombras y detalles. Combina el gris cálido con tonos malva brumosa para una elegancia discreta, o con toques inesperados de oro o verde azulado. Pequeñas dosis de color en toda la habitación no eclipsaran el ambiente creado por unas paredes de color gris.

Sigue más consejos como: Características de diferentes tipos de pegamento para madera

pegamento blanco

Características de diferentes tipos de pegamento para madera

Los adhesivos o pegamentos para madera tienen muchas aplicaciones y se emplean principalmente para lograr la adherencia entre dos piezas de madera do forma firme y duradera.

Existen multitud de pegamentos, basándose en productos de diferentes orígenes, tanto químicos como naturales.

A continuación, te daremos una pequeña lista de ejemplos:

Pegamento tradicional

Este tipo de pegamento para madera es muy tradicional y se obtiene de diversas partes del ganado (cuero, cuernos, pezuñas, cartílagos) que se hierven durante horas o días ininterrumpidamente, hasta obtener una gelatina muy espesa con mucho aroma. La gelatina se esparce sobre una malla de alambre y se deja secar. Estas placas se muelen y el polvo se pone a remojar. La mezcla se hierve a baño de María y se mantiene a temperatura constante para su uso.

Para usarla debes limpiar las piezas a unir, que deben quedar libres de polvo, grasa o cualquier elemento extraño.

Este tipo de pegamento para madera es ideal para la restauración de muebles de gran calidad con maderas nobles o instrumentos musicales que requieren ser reparados. Para estos casos no se pueden usar adhesivos para madera que pueden dañar elementos si fuera necesario desmontar una parte.

Pegamento en frío

Este tipo de pegamento es muy similar al pegamento anterior, pero con menor poder adherente y secado más lento. Consiste en un polvo granuloso que se empasta con agua, se deja reposar y se licúa a conveniencia.

El color de este tipo de pegamento para madera es de color ocre pálido, y se aplica con una brocha, posteriormente se prensa hasta que seque y endurezca. Es empleada para pegar cartón y papel. Tiene menor adherencia que da la cola de carpintero, pero es menos quebradiza. Tiene a formar hongos con el transcurso del tiempo, por lo que se le agregan conservadores.

Es un pegamento a base de caseína, sustancia procedente de la leche. Mediante coagulación se separa el suero de la leche y la masa (cuajada), sin sal, se deshidrata (el resultado parece un trozo reseco de queso). Se muele y se incorpora bórax, lo que facilita su disolución en agua.

Pegamento blanco vinílico

Hay una gran variedad de pegamentos blancos, con distintas densidades y características de secado. Estos pegamentos se elaboran basándose en una resina vinílica soluble en agua. Al secarse, los componentes vinílicos tienden a reunirse.

Se utiliza una capa muy fina, pero las piezas deben encajar perfectamente. Su secado es bastante rápido, alrededor de una hora, y se torna transparente. No es resistente al agua. Se trata del pegamento para madera más utilizado para encolar.

Resina alifática

Este pegamento también conocido como pegamento amarillo de carpintero. Seca en tan solo 15 minutos, no es tóxica. Más resistente al agua y al calor que el pegamento blanco.

Pegamentos de contacto

Aunque este tipo de adhesivos se usan en multitud de campos, en el caso de madera se utiliza principalmente para colocar chapas o unir maderas con otros materiales igual de porosos.

Busca más curiosidades y consejos como: Estas lecciones de color cambiarán la forma en que decoras.

Una forma genial de obtener aún más de un pequeño grupo de colores de pintura

Estas lecciones de color cambiarán la forma en que decoras

Es un ascenso meteórico, gracias en gran parte a su manera intrépida con el color, ha hecho de Patrick un diseñador para seguir. “No le tengo miedo al color. Me gustan las declaraciones audaces con color. Me gustan los tonos ricos”, proclama.

“No suelo trabajar mucho con colores de pintura apagados o terciarios. Me gusta el blanco crujiente, el negro crujiente; Me gusta el color nítido y vibrante como una declaración general”.

Entonces ¿Cómo lo hace él? Echamos un vistazo a uno de sus últimos proyectos de diseño y le pedimos que decodificara sus elecciones de colores de pintura, habitación por habitación, y las lecciones comenzaron a fluir. Prepárate para ver el color de una manera completamente nueva.

Piensa en las familias de color

A primera vista, la entrada de la casa parece un destello de color, pero después de hablar con Patrick te das cuenta de que en realidad estaba trabajando con una paleta apretada. “Quería mucho blanco, en primer lugar, y luego una mezcla de azul y naranja”, revela.

¿El secreto? Trabajando con varios tonos dentro de cada una de estas dos familias de colores de pintura complementarios. Sus azules incluyeron “cobalto, turquesa, delft, azul marino. Dentro de la familia de los naranjos, corales, mandarinas, pomelos. Tonalidades realmente ricas, no apagadas.

Elige una paleta y repite

Trabajar dentro de una paleta de colores simplificada no solo ayuda a que las habitaciones se sientan cohesivas, sino que también ayuda con las transiciones entre habitaciones.

“Cuando estás en el medio del vestíbulo y puedes ver todas las otras habitaciones, tienes la misma familia de colores repetidos, pero de diferentes maneras en cada espacio”, dice Patrick.

Caso en cuestión: las paredes de la sala de desayuno están recubiertas de un azul similar al de la sala familiar, pero esta vez con pintura, y como en la entrada, un estallido de tapicería naranja tiene un efecto sorprendente.

Jugar con porcentajes

Una forma genial de obtener aún más de un pequeño grupo de colores de pintura es hacer una especie de flip-flop, llevando a primer plano lo que anteriormente se usaba como color de acento.

Esto es precisamente lo que hizo Patrick en esta sala de música al usar cortinas de color naranja y lámparas de mandarina mientras dejaba que el azul y el blanco retrocedieran en un solo sillón. “Se une en azul para encajar con el resto de la casa”, dice Patrick sobre su diseño.

Haz un Compromiso de Color y Patrón

Al marcar el patrón, a veces es mejor reducir el color para lograr un efecto más tranquilo y menos caótico. Al diseñar el dormitorio principal de la casa, Patrick comenzó con un patrón audaz y al estilo Matisse e hizo sus elecciones de colores de pintura, o la falta de ellas, a partir de ahí.

“Solo quería usar ese patrón en todas partes y no dividirlo con diferentes colores o patrones”, dice. Con ese fin, se abstuvo de introducir cualquiera de los colores vibrantes que utilizó en la planta baja de la casa. “Quería que se sintiera un poco más tranquilo, a pesar de que no es un tejido tranquilo y silencioso”.

 

También te puede interesar:Colores de pintura para casa, sala de estar pequeña

habitacion colorida

Colores para pintar tu casa y su significado

Si estás pensando en transformar tu casa con colores nuevos en las paredes y quieres aplicar algo de psicología del color para estimular tus sentidos, a continuación, te daremos una pequeña guía de colores de interiores con sus significados para que los uses a tu favor.

Verde.

Cuando pensamos en el color verde nos llega una sensación de mucha tranquilidad y frescura, pero en un tono intenso puede ser más energético. Se dice que este color de interiores es de abundancia y traerá dinero a tu hogar. Te recomendamos que utilices tonos modernos y moderados como el olivo o tonos pastel si decides llevarlo a tu recámara o en una estancia como la sala.

Azul profundo.

Este tono expresa mucha calma, por lo que es ideal para usarlo en las habitaciones donde deseas relajarte como un dormitorio o un baño. Lo malo de este tono de color es que hace que los espacios luzcan un poco más pequeños, pero si no quieres pintar las paredes con alguno de estos tonos de colores de interiores para habitaciones pequeñas, puedes agregar accesorios que complementen la decoración para lograr este efecto.

Azul claro.

Este tono es mucho más fácil de usar, ya que ayuda a reflejar mucha tranquilidad, quietud y armonía. Lo malo es que puede ser un poco difícil de combinar con diferentes colores. Te recomendamos que uses el color blanco para hacer esa sincronía adecuada de colores.

Morado.

El color morado toma más popularidad en la actualidad y parece un tono perfecto para poner en las paredes, sin embargo, lograr que funcione puede ser una tarea laboriosa. El color morado en los interiores en ocasiones puede producir sensaciones de tristeza o misterio, por lo que te recomendamos que mejor uses este color en pequeños detalles o en accesorios.

Lila.

Este es otro de los colores para pintar las paredes en el hogar que está tomando popularidad. El color lila es un tono que es más fácil de usar para las paredes que el intenso morado, de hecho, se dice que este color ayuda a evitar los problemas de pareja como un tono sanador de relaciones.

Si quieres sacar una parte espiritual de ti, agrégalo en pasillos que conecten distintas habitaciones de tu casa o entre cuarto y baño.

Rosa.

Entre los colores de interiores que nos ayudan a evocar ternura y tranquilidad, el color rosa como el azul celeste son las mejores opciones. Es cierto que pueden  ser difíciles de combinar con algunos accesorios, sin embargo, este tono puede ser el adecuado para los cuartos de los niños para darles calma.

Rojo.

El color rojo puede ser muy alegre, tanto que puede ocasionar excitación visual. Por esta razón es recomendado usarlo con moderación para pintar las paredes de tu casa. Este tono da mucha energía, pero debes tener cuidado al usarlo, ya que si se abusa de él puede parecer violento. Evita usarlo en la cocina y en los dormitorios.

Otro buen consejo es combinarlo con tonos tierra para dar un resultado un poco más cálido al ambiente de la habitación.

También te puede interesar: Soluciones en decoración y uso de colores

remojando la brocha

Cómo limpiar rodillos y brochas al finalizar de pintar

Si ya por fin ha terminado la labor de pintar, sin embargo, es importante que sepas que limpiar los materiales para darles más vida útil a las herramientas de trabajo y para que puedan funcionar en una futura ocasión.

Entre recoger los materiales, retirar los plásticos y cintas que usaste en el trabajo y demás actividades que se dan al finalizar como pintar madera o paredes, limpiar las brochas y rodillos es una de las primeras cosas que debes hacer al finalizar el trabajo.

Si no lo hacemos, no estarán en buenas condiciones la próxima vez que los queramos usar.

Hay excepciones para esta regla

Si las brochas y rodillos van a ser utilizados otro día o a las pocas horas, bastara con colocarlos dentro de recipientes con agua limpia en el caso de pintura plástica o con aguarrás cuando se aplican esmaltes sintéticos (como pintar madera rústica), procurando que queden sin apoyar sus cerdas o fibras, para que no se deformen.

Hay algunos accesorios tipo soporte que se venden en el mercado que nos ayudan con esto. Sirven para cuando estamos pintando y no sabemos dónde apoyar la brocha y también para cuando queremos dejarla sumergida.

Instrucciones para limpiar brochas y rodillos

Si los vamos a guardar por un tiempo, es fundamental quitarles todo resto de pintura, ya que cuando se sequen será mucho más difícil limpiarlos adecuadamente (aunque no imposible).

Sumergir en Agua o Aguarrás

Las brochas y rodillos se deben sumergir en el líquido apto para diluir la pintura de que se trate (agua o aguarrás) y ayude con la limpieza.

Posteriormente hay que exprimirlos varias veces hasta que se aprecie que no hay rastros de pintura en la base de las cerdas. Con los rodillos se procede de igual manera a excepción de los que son rodillos con forro extraíble, que se quita para facilitar la limpieza.

Sumergir en jabón hasta aclarar

A continuación, tanto si se ha utilizado agua o disolvente para limpiarlos, todos se sumergen en agua jabonosa o con detergente, frotándolos, escurriéndolos con los dedos y posteriormente dejarlos secar sin pintura.

Especialmente en el caso de brochas y rodillos que se han limpiado con aguarrás o disolvente. Se debe lavar muy bien con agua y jabón, enjuagando prolongada mente para quitar todo resto de ese producto, ya que puede afectar la adhesión de la pintura que se aplique.

Limpiando brochas con restos de pintura seca

¿Qué pasa si tenemos una brocha que se guardó con algo de pintura entre sus cerdas?

Lo primero es eliminar la pintura seca y endurecida sumergiéndolo durante horas en diluyentes adecuados. Una vez que la pintura se ha ablandado, se puede raspar con algún instrumento como una espátula y así quitar los restos de pintura.

Relacionado: Logra un cambio en tu sala