Archivos de la categoría Pintando el hogar

Pinta tu hogar como todo un profesional con estos sencillos consejos. Descubre la combinación ideal para cada uno de los espacios de tu hogar.

rodillo e impermeabilización interior y exterior

¿Por qué la impermeabilización interior es diferente a la exterior?

Como propietario de una vivienda, el interior es importante para ti. No solo porque es una gran inversión económica, sino porque es tu hogar.

¿Recuerdas lo emocionado que estabas el día que la compraste y recibiste tus llaves? ¿Por qué no dedicas tiempo y esfuerzo para asegurarte de que tu casa esté en condiciones casi perfectas?

Solo necesitas un poco de esfuerzo y una cubeta de impermeabilizante para solucionar el problema. ¿Te animas a hacerlo? Quédate a leer un poco más.

Impermeabilización interior y exterior

Cuida tu casa de las lluvias

Si vives en un área propensa a fuertes lluvias, entonces eres consciente del daño que este tipo de clima puede traer a tu hogar y sótano.

Siendo el propietario responsable que eres, seguro has decidido invertir en la impermeabilización del sótano o el techo de tu hogar. Pero hay tantas opciones para elegir y varios métodos de impermeabilización en los que pensar.

También debes considerar si necesitas contratar a un profesional para que haga el trabajo por ti. Y honestamente, ¿la impermeabilización interior es diferente de la impermeabilización exterior? Bueno, averigüemos, ¿de acuerdo?

La diferencia entre la impermeabilización interior y exterior

La impermeabilización exterior es la primera defensa contra el agua y consta de canalones que recogen el agua y la llevan fuera de tu hogar.

Por eso es tan importante mantener siempre limpias las canaletas. Otra parte importante de la impermeabilización exterior incluye una membrana impermeable, que se instala alrededor de los cimientos de tu casa para protegerla de la humedad.

El siguiente es un sistema de drenaje exterior, como un desagüe francés. Este sistema puede requerir algo de trabajo, porque requiere excavación a lo largo de los cimientos de la casa.

La impermeabilización exterior también es más cara que la impermeabilización interior, porque requiere más trabajo y más material, pero evita de manera eficiente que el agua se acerque a los cimientos de tu hogar.

Impermeabilización interior

La impermeabilización interior ayuda a que el agua que se filtra hacia el sótano, sea desviada hacia afuera de la casa.

Estos sistemas de drenaje interior están compuestos por tuberías y desagües que atrapan las fugas o se instalan debajo de los cimientos para recolectar el exceso de agua subterránea.

La impermeabilización interior y exterior tienen sus pros y sus contras. La impermeabilización interior solo se puede usar para eliminar el agua que ya se ha acumulado en tu sótano, por lo que, en primer lugar, no son efectivas para evitar que el agua ingrese al sótano.

La impermeabilización exterior puede ser costosa, pero mantiene el agua alejada de tus cimientos y del interior de tu casa o sótano.

Independientemente del método que decidas, lo importante es que estés haciendo el esfuerzo de mantener tu hogar cálido y seco.

También te puede interesar: Lo que debes de saber antes de pintar sobre óxido

pintor profesional con rodillo

Cómo pintar tu pared como un profesional

¿Tus paredes necesitan urgentemente una renovación? ¿Has estado mirando la pintura descascarada y descolorida con desesperación, pero no sabes por donde empezar? ¡Aprende a pintar como un profesional!

¿Y si te dijéramos que podrías tener muros de los cuales te puedes sentir orgulloso? Bueno, no tienes excusas para realizar un gran trabajo de bricolaje. Elige tus tonos adecuados revisando las tendencias de color y comprando pintura de excelente calidad.

pintor profesional y paleta de colores

Antes de que empieces a pintar

Una nueva capa de pintura puede marcar la diferencia en la atmósfera de tu habitación. Incluso una capa de blanco brillante puede tener un impacto mayor de lo que crees.

Si estás indeciso sobre un color, elige algunas pruebas en la ferretería a intenta pintar tus opciones en papel blanco. Luego pégalas en la pared con cinta adhesiva y ve cuáles se ven mejor, teniendo en cuenta toda tu habitación.

Pasa de ser un inexperto a un profesional

Antes de comenzar a pintar tus paredes, asegúrate de que las superficies estén preparadas para el trabajo, de modo que tengan un acabado del que puedas estar orgulloso.

Paso 1. 7 am: para asegurarte de obtener un acabado suave y profesional, examina la superficie de la pared en busca de pintura descascarada, golpes y agujeros.

Usa relleno para las grietas y agujeros. Déjalo secar, lija la superficie y usa sellador. Para pintura descascarada y golpes, usa una espátula para nivelar la superficie antes de lijar y sellar.

Paso 2. 8 am: si tu pintura anterior es satinada o brillante, una buena idea de saberlo es frotar las paredes con papel de lija.

Usa una presión suave con un movimiento circular; esto creará una capa que ayudará a que la pintura se pegue.

Paso 3. 10 am: Limpia la pared a fondo para eliminar la suciedad o el polvo diluyendo un poco de jabón para trastes en un balde de agua; lee las instrucciones del producto para conocer las medidas exactas.

Ten todo preparado antes de comenzar tu trabajo de pintura

Asegúrate  de estar vestido para el trabajo y usa guantes y gafas, ya que el jabón puede ser irritante.

Usa una esponja grande para aplicar la mezcla y trabajarla en la superficie. A continuación, vuelve a llenar tu balde con agua limpia y limpia la pared.

Paso 4. 11 am: una vez que la pared esté seca, cubre los interruptores y enchufes con cinta adhesiva. Si la vas a pintar de un color diferente al techo o las paredes adyacentes, pasa cinta adhesiva a lo largo de los bordes para obtener un acabado limpio.

Entre capas, retira y vuelve a aplicar cinta adhesiva para evitar que el adhesivo elimine la pintura.

12:00 pm: ¡Hora del almuerzo! Te lo has ganado.

Ya casi sabes cómo pintar como un profesional

Paso 5. 12:30 pm: Ahora es el momento de comenzar a pintar como un profesional. Si estás pintando sobre un color más oscuro, primero usa un sellador; recomendamos uno de color gris para que sea más fácil de cubrir.

Revuelve bien la pintura antes de comenzar. Aplícala con un rodillo en movimiento M o W. Utiliza una brocha pequeña o rodillo para los bordes y esquinas.

2:00 pm: Espera a que seque la pintura.

Paso 6. 4 pm: si la pared necesita otra capa, ahora es un buen momento para aplicarla para que tenga la oportunidad de secarse.

Por lo general, se recomiendan dos capas, pero consulta las instrucciones de la pintura para obtener una mejor orientación.

Paso 7. 8 pm: la pintura ya debe estar seca al tacto, lo que significa que puedes quitar con cuidado la cinta adhesiva.

¡Limpia tus brochas y rodillos y presume de tu nueva pared al mundo!

También te puede interesar: Pintar o no pintar mi casa, ¡esa es la cuestión!

muebles de madera barnizados

Obtén un acabado de pintura fino en muebles

Renovar muebles de madera es una actividad de bricolaje muy común en casa. Así que no te detengas si deseas que las sillas de tu comedor o tu vitrina adopten una nueva y renovada imagen. Si será la primera vez que realizarás un proyecto similar, aquí te diremos cómo obtener un acabado de pintura fino en muebles.

Materiales

  • Papel de lija, granos múltiples de medio a ultrafino
  • Pintura
  • Rociador de pintura
  • Vacío
  • Paño de tachuela
  • Lijar esponjas
  • Acabado protector de poliuretano, policristalino o cera selladora

Preparación de la superficie

Comienza lijando muy bien tu pieza. Toda la pintura del mundo no puede cubrir la madera en bruto. Esta acción también debes de realizarla si solo brindarás una actualización, como barnizar un mueble.

Te recomendamos usar madera de calidad, ya que hace que el lijado sea mucho más fácil. Si cuentas con madera más áspera, comienza con un papel de lija de grano medio. Luego, baja a un grano fino y siempre termine con un grano extra fino.

Lija en la dirección de la veta, prestando atención a los detalles.

Una vez que toda la pieza esté lijada, aspírala para eliminar el polvo, los escombros y el aserrín.  Después de que la superficie de la madera se haya aspirado y parezca limpia, utiliza un paño antiestático para recoger las partículas finas de polvo de la madera.

Primera capa

Para usar el rociador de pintura, comúnmente deberás diluir la pintura. Sin embargo, te recomendamos seguir las instrucciones del producto, ya que en ocasiones no es necesario diluir.

También puedes determinar si tus pinturas deben diluirse mediante una prueba de goteo muy simple. La pintura debe pasar por el recipiente específico del rociador en 25-40 segundos para estar lista para usar en el pulverizador.

Si estás usando una pintura a base de agua, puedes diluirla solo con agua. Si estás utilizando una pintura a base de aceite, deberás usar un medio a base de aceite que sea recomendado por la pintura que elijas.

Cubre completamente toda la superficie de tu pieza con pintura. Ten en cuenta que la pintura se empapará un poco en la madera. No apliques una capa más gruesa para la primera; deja que seque y sigue con el siguiente paso.

Segunda y tercer

Después de que se haya secado la primera capa, debes usar un papel de lija de grano fino y lijar toda la superficie a mano. Utiliza esponjas de lijar para este paso, ya que facilitan el acceso a las esquinas, porque la superficie de lijado está en los 4 lados de la esponja. Pasa la palma de tu mano sobre el mueble para ver si se siente suave al tacto.

Aspira todo el mueble como lo hiciste anteriormente. Luego, agarra el paño antiestático y elimina el polvo adicional de la superficie.

Para la segunda (y tercera) capa de pintura, diluye la pintura hasta obtener una consistencia más fina.

Cubre todo el mueble con una segunda capa de pintura. Debe haber muy pocas o ninguna mancha cuando termines esta capa.

Después de que la segunda capa se haya secado, repite el lijado manual, la aspiradora y el paño pegajoso como antes.

Para la última capa, diluye la pintura de la misma manera que lo hiciste con la segunda capa y cubre toda la pieza. Después de esta capa, la superficie debe verse lisa y uniforme.

Barniza con un acabado protector

Por último, brinda un lijado manual muy ligero con la esponja lijadora ultrafina. Normalmente, cuanto más brillante sea el barnizado, más fácil será limpiarlo. Regularmente se utiliza un acabado satinado o semibrillante para muebles en la cocina y el baño.

Si quieres más protección en tus muebles, usa un revestimiento protector de policrilato o poliuretano. Ten en cuenta que el poliuretano se vuelve amarillo con el tiempo, por lo que no es una buena idea usarlo en pintura blanca o de color claro. En su lugar, usa policrilato para estas pinturas de colores más claros.

Si estás utilizando lacre, aplícalo con una brocha y luego limpia el exceso. Si estás usando una capa de polietileno, con una brocha o un rociador de pintura de alta calidad, aplica una capa a todo el mueble y deja que seque.

Si necesitas una segunda capa, querrás lijar, aspirar y pintar la pieza en capas. Esto asegurará un acabado muy fino.

Un acabado de pintura adecuado hará que todas tus piezas resistan la prueba del tiempo. Con estos pasos para obtener un acabado de pintura fino en muebles podrás quedar maravillado con los resultados que obtengas.

También puede interesarte: Ventajas y desventajas de las terrazas compuestas.

sillas de metal pintado

Lo que debes de saber antes de pintar sobre óxido

Una pintura antióxido puede ayudarte a restaurar las piezas antiguas de tu hogar, que posiblemente aún tengas contigo por el gran valor sentimental que estas tienen para ti. Así que, aquí conocerás todo lo que debes de saber antes de pintar sobre óxido.

Retira el óxido antes de pintar

Una imprimación puede ayudar a que la pintura se adhiera a una pieza de metal oxidada, pero aún así, primero debes eliminar la mayor cantidad posible de óxido suelto de la superficie. De lo contrario, el metal continuará desprendiendo el óxido suelto, empujando la capa de pintura seca hacia arriba, hasta que se ampolle o se despegue.

Para evitar esto, separa cualquier elemento que tenga la superficie de metal, como clavos o tornillos. Después pasa un cepillo de alambre o papel de lija para raspar la mayor cantidad de óxido posible.

Luego, cuando ya no se desprenda óxido, elimina la arena, la suciedad y la grasa. Todo lo que se necesita es una pasada con un paño suave humedecido con una solución desengrasante casera, usando cuatro cucharaditas de jabón líquido para platos mezclado en un galón de agua tibia.

Enjuaga con un trapo humedecido en agua. Deja que el metal se seque al aire por completo antes de romper la imprimación.

No uses acabados a base de aceite en metal galvanizado

El revestimiento protector alrededor del metal galvanizado (generalmente hecho de zinc) puede corroerse con la exposición a una lluvia intensa, pero también a una salpicadura accidental de un químico doméstico poderoso, como el ácido muriático.

Con una exposición continua a la atmósfera, la pieza de metal puede formar óxido blanco. Si bien aún debes raspar el óxido suelto y limpiar el metal como se recomienda, solo debes aplicar una imprimación de látex para todas las superficies. También puedes optar por una imprimación de unión universal y una pintura de látex para interiores y exteriores hasta metal galvanizado.

La reacción del zinc con los aglutinantes en las imprimaciones y pinturas a base de aceite solo hará que la pintura se despegue.

Aplicar una imprimación

Una vez desaparecido el óxido suelto, es posible que el metal muestre un óxido superficial leve. Te recomendamos no pintar sin imprimir antes. Una imprimación ayudará a facilitar la adhesión de la pintura final.

La imprimación penetrará en el óxido y se adherirá al metal subyacente. Aplica la imprimación lo antes posible después de cepillarlo y limpiarlo, ya que de lo contrario el metal continuará oxidándose con la exposición al oxígeno.

Aplica de una a tres capas de la imprimación adecuada a la superficie del metal, dejando que cada capa se seque al tacto antes de aplicar la siguiente, luego seque completamente la capa final durante el tiempo recomendado.

Pinta metales con óxido superficial

Pintar el metal oxidado no solo es posible, sino que puede producir hermosos resultados, siempre que el óxido no se extienda más allá de la superficie de la pieza de metal.

Si el óxido se ha insertado parcial o totalmente a través del metal, es decir, si se ven hoyos o agujeros en la pieza o si la pieza se ha debilitado estructuralmente, la pintura no detendrá la corrosión y el inevitable desmoronamiento del metal.

Llenar los hoyos con un producto de relleno de carrocería será tu mejor opción para restaurar tu pieza, o de lo contrario deberá reemplazar la pieza de metal por completo.

También puede interesarte: Cómo pintar muebles de metal para jardín.

sillas de jardín pintadas de color rosa

Cómo pintar muebles de metal para jardín

A consecuencia de las lluvias y la exposición al sol, es muy común que los muebles de metal en jardines sufran deterioro y óxido. Sin embargo, no es necesario que tengas que guardar estas piezas cada vez que las uses; una buena pintura antióxido, aparte de darle vida a tus muebles, hará que perduren por muchos años sin importar el mal clima.

Sigue leyendo para saber cómo pintar muebles de metal para jardín.

Cómo pintar muebles de metal oxidado para jardín

Asegúrate de trabajar en un área bien ventilada, preferiblemente al aire libre, que no esté expuesta al sol directo o al viento fuerte, ya que podría afectar la adherencia de la pintura.

Para proteger las superficies del exceso de rociado, coloca un paño protector y asegúrate de no estar demasiado cerca de los costados de tu casa u otras áreas que no desees pintar.

Materiales

  • Mesa y sillas de metal para patio
  • Raspador de pintura pequeño
  • Bloque de lijado
  • Imprimación de óxido
  • Pintura en aerosol resistente a la oxidación
  • Sellador transparente

Quita el óxido

Examina cada mueble para determinar las áreas oxidadas que necesitan atención. Usa suavemente un raspador de pintura para quitar el material suelto y corroído. Quita los trozos grandes, pero no te preocupes si no puedes retirar todo el óxido.

Lija las áreas oxidadas

Usa un bloque de lijado para eliminar el óxido hasta el metal desnudo. Usa papel de lija con un grano más grueso y más bajo para eliminar el óxido de manera más efectiva. Luego, limpia los muebles con un trapo para eliminar los escombros.

Imprimación

Coloca la mesa y las sillas sobre una tela protectora. Trata las áreas lijadas y oxidadas con una imprimación para metales que disuada la oxidación. Asegúrate de rociar el lugar desde todos los ángulos, llegando a todos los rincones. Deja secar durante dos horas.

Aplica pintura en aerosol

Aplica dos capas de pintura en aerosol aprobada para metales del color de tu elección. Sostén la lata a unas 8-10 pulgadas de la superficie y usa un movimiento de barrido hacia adelante y hacia atrás para aplicar una capa delgada y uniforme en toda la pieza, incluida la parte posterior y la parte inferior.

Deja que la pintura se seque entre cada capa por al menos dos horas, o el tiempo recomendado por el fabricante.

Sellador

Protege tus muebles de jardín recién pintados para que no se oxiden o se astillen con una capa transparente. Elige un sellador diseñado para proyectos al aire libre con protección UV para ayudar a prevenir la decoloración. Siguiendo las instrucciones del fabricante, deja secar y cura completamente antes de usar tus muebles.

sillas de jardín pintadas

Este proceso para pintar muebles de metal para jardín hará que tus piezas tengan un tiempo de vida mayor al que esperabas. Recuerda que puedes compartirnos los resultados de tu proyecto de bricolaje en los comentarios.

También puede interesarte: Cómo pintar los muros de una habitación a la perfección.